28 de septiembre de 2017

El maestro

Los maestros no tienen patria. No importa que seas de allí y te escriba desde aquí. Has educado a cientos, a miles de alumnos y alumnas y les has enseñado mucho más que Historia. Les has enseñado a amar la Historia, a conocerla, a pensarla y a recrearla. Has conseguido que muchos, muchísimos abran los ojos por primera vez y vean. Que muchos, demasiados tal vez, no se conformen. Has sembrado la duda, la curiosidad, la pasión, la incertidumbre. Has logrado que muchos jóvenes digan no. Y que otros muchos digan sí. Los maestros no tienen patria porque su deber es formar ciudadanos y no patriotas. Como has hecho tú. Has ayudado a que muchos niños y niñas se conviertan en personas.
Si hay alguien a quien una persona no olvida jamás es a su maestro. O  a su maestra. Si hay alguien a quien una madre no deja jamás de rendir admiración es al maestro de sus hijos. Tú has sido el maestro de mi hijo. Gracias.
Te conocí con cara de niño y te vas, algunos años después, con la misma cara de niño. Porque no has perdido la ilusión y las ganas. Porque has luchado siempre. Porque vas a seguir haciéndolo. Aunque quieras, no puedes envejecer. Tienes el alma grande y caben en ella demasiadas cosas aún. No dejes que nada la corroa. Cuida la libertad que te mereces. Disfruta de todo el amor que has dado.
Espero que dentro de no mucho volvamos a recorrer juntos la ciudad de Rinconete. Y a vivir las andanzas de don Quijote. Quiero ponerme una túnica o mi traje de Gilda muerta y volver a compartir contigo unas tablas y unas risas. Lo que hemos vivido juntos forma parte de los dos. Estoy a tu lado. Siempre.


"... Sé tan feliz como si yo estuviera a tu lado
(No estés demasiado seguro de que no esté contigo)"
(W. Whitman)

5 de junio de 2017

Diarios de guerra

Podría ser el título de un libro (¿no lo es?), pero se trata de un desafío, el mismo que ha realizado ya el alumnado de varios grupos de 4º de ESO y no es nada fácil.

Ponte en la piel de alguien de tu edad, seas hombre o mujer, y viaja en el tiempo y en el espacio (como hemos venido haciendo durante todo el curso en Proyecto 42) hacia un escenario de la 2ª Guerra Mundial... Espera, no te metas en el campo de concentración donde te han colocado un triángulo amarillo, intenta dar una vuelta de tuerca e imagina que eres el nazi, o su hija, o cualquier otra persona de este planeta en algún momento entre septiembre de 1939 a agosto de 1945.

¿Lo tienes? Bien, todo lo demás saldrá solo: escribe tres entradas correspondientes al inicio, a la mitad y al final de la guerra acerca de tus vivencias: puedes ser un soldado en el frente si tu edad te lo permite, una madre londinense, un dirigente político o lo que quieras.

Estamos deseando leerte. Una recomendación: es necesario documentarse para evitar meteduras de pata que invalidarían tu texto.
 

2 de abril de 2017

Resumen de actividades por el Día de la Mujer

Terminamos en marzo un amplio programa de actividades en torno a la conmemoración del Día de la Mujer. Esta entrada pretende ser simplemente un agradecimiento a las muchas personas que han hecho reales tantos proyectos. Sabemos que la lucha por la igualdad debe ser algo que nos guíe continuamente. Lo sabemos y lo intentamos. Pero a veces hay que pararse y hacer algo especial que nos levante el alma y nos ayude a seguir empujando contra un mundo cuya inercia es fea y densa... Lo que aquí os mostramos es para que os sintáis orgullosos y orgullosas de lo que habéis hecho. Porque así se construye un mundo equitativo: trabajando en equipo, sin nadie por encima, con los objetivos claros. Nombrar a tantísimas personas sería caer en el riesgo imperdonable de olvidar a alguien. Así que gracias de corazón a todos los aequitenses, colaboradores y colaboradoras, seguidores y seguidoras, activistas, artistas y genios, cantantes, músicos, fotógrafos y fotógrafas, conferenciantes, periodistas, padres y madres... Y sobre todo, a la gente más importante del instituto: alumnos y alumnas. Gracias por lo que habéis hecho y por lo que vais a hacer.

28 de marzo de 2017

Los libros arden. Para mal...

"A veces me pregunto si hay algo que diferencie de una forma totalmente evidente a los animales de los seres humanos". 

Como todos los días, hoy me encontraba realizando mi tanda de ejercicios rutinarios, cuando algo consiguió separarme de toda la concentración que se necesita cuando se está haciendo deporte. 

Me dirigía hacia la salida de un parque infantil de mi pueblo notando que pisaba algo raro... Tras dar varios pasos que sirvieron a mi subconsciente para cerciorarse de que aquello sobre lo que caminaba no era suelo, decidí mirar abajo para darme cuenta de que eran hojas de libros totalmente calcinados que se encontraban esparcidas por todo el suelo. Exactamente los mismos que en otro momento habían servido para abrir la puerta que dan hacia la cultura y el conocimiento, me los encontraba en ese momento reducidos a cenizas y pequeños trozos de plástico quemado.

Frené en seco. Esta vez me dio igual que mi aparato locomotor se enfriara bruscamente, porque fui consciente de la gravedad que presentaba la escena que con incredulidad me encontraba observando.
Como a cualquier otra persona que se hubiera encontrado en mi situación, lo primero que aparecía en mi mente era la pregunta de "¿por qué...?".
¿Por qué alguien se iba a encargar de invertir su tiempo en tal calamidad?, ¿por qué alguien desearía terminar con la buena iniciativa que representaba el cajón que podemos ver en las fotos?, al fin y al cabo, ¿por qué el ser humano es a veces como es...?
Esta caja formaba parte de un proyecto con el cual se pretendía que los habitantes del pueblo, (sobre todo niños y niñas), pudieran disfrutar de la magia de los libros, la misma que nos hace sumergirnos en nuevos mundos y misterios cada vez que abrimos uno.

Pero no vengo a denunciar el acto en sí: la realidad es que está ahí, y que las personas culpables de dicha barbaridad (cuyos posibles calificativos no pienso mencionar en este post), no saldrán.

Lo que pretendo es demostrar que la ignorancia es algo que debemos vigilar, ya que como observamos día tras día, en casos extremos puede llegar a ser fatal. 
Y esta misma es la que puede llegar a provocar que hagamos comentarios sobre mi generación y la juventud, que "metan a todos los adolescentes en un mismo paquete", limitado por unos estereotipos que han marcado los que menos nos representan...
(Y por supuesto, es un hecho que este tipo de actos nos son achacados a nosotros).
Pues bien, yo hoy soy un chico que se va a permitir el lujo de representar a aquellos adolescentes que denuncian y lamentan este tipo de situaciones. Considero que es necesario que se sepa que todavía somos muchísimos los que condenamos todos aquellos actos que demuestren ineptitud, incultura e inconsciencia. 
Por lo tanto, que califiquemos estas acciones como "sin sentido", representa mucho más que nuestro desacuerdo con ellas; significa que luchamos y seguiremos luchando para que sean las últimas y así todos podamos disfrutar de un mundo mejor.


Pablo Mena, colaborador de Aequitas25 y Bibliojuande